Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Jueves 9 de diciembre de 2021

Estamos en el día después

Sección
Opinión
Fecha
17 de noviembre de 2021

Por Diego Lo Tártaro (*)

La elección del 14 de noviembre confirmo inequívocamente el triunfo de la oposición motivada por las pésima gestión de la coalición gobernante, sin embargo las desatinadas declaraciones triunfalistas de sus dirigentes en especial del presidente ponen en evidencia que nada comprendieron, la confusión los domina, la indefinición continúa, la incertidumbre es la realidad y que en el horizonte solo tenemos más nubes de tormenta que nos anticipan tempestades.

No podemos continuar con el derrotero y accionar de desorden e incuria que eligieron para conducir el destino del país la unión transitoria política que integran ambos Fernández, tampoco es aceptable que Mauricio Macri que por su incapacidad y soberbia allanó el camino para el retorno al poder de Cristina Fernández de Kirchner ahora se presente como el triunfador de la elección.

Estos extravíos tienen que terminar, gobierno y dirigencia política deben asumir sus responsabilidades, el gobierno por su desgobierno y la oposición que gobernó 4 años y que pudiendo hacer mucho poco hicieron con el agravante de la deuda que contrajeron con el FMI, ahora o todos afrontan la realidad o nos espera lo peor.

El gobierno en particular y la mayoría de la dirigencia argentina se igualan por su insensibilidad social, si o si deben tomar conciencia que la Argentina esta en crisis terminal, podríamos decir en su hora más oscura, que se destruyeron todas las estructuras socioeconómicas, con ello se profundizaron las desigualdades sociales, creando y sumando día a día más pobres, más niños con hambre y sin educación, más inseguridad, más confusión, más resentimientos y más rebeldía, no advirtieron y muchos todavía no advierten que el país esta en llamas, que nos conducen al infierno, que la corrupción y el desorden subvirtieron y anarquizaron todos los valores éticos y morales, que dejo de existir el pacto de convivencia social que da sustento y orden a toda sociedad organizada, sintetizando de continuar por este camino de caos y disolución social se pone en peligro el orden constitucional y la subsistencia de nuestra unidad política como Nación

La urnas dieron la respuesta, llego la hora de rever políticas, su instrumentación y su ejecución ¿Qué hacer y como? Es necesario que el presidente haga un llamado a los partidos mayoritarios que participaron de la elección y que les ofrezca conformar un gabinete de coalición y acuerden un Plan Integral de reformas económicas, sociales, jurídicas y políticas que se extiendan en el tiempo para poder continuar los 24 meses que restan de gobierno y dar sustento y confiabilidad definitiva a la reconstrucción de la Nación. ¡Algunas veces las utopías se hacen realidad, que esta también así lo sea!

El mismo debe contemplar a grandes rasgos en lo inmediato y en parte a lo que atañe a las Pymes y Economías Regionales

* Equilibrio y austeridad fiscal y achicamiento del Estado.

* Reforma del régimen tributario.

* Aggiornamento de la legislación laboral.

* Volver conceptualmente a Sarmiento “La Educación es Prioridad de Estado”

* Debe ser política de Estado la seguridad y el combate al narcotráfico. .

* Coherencia y continuidad en nuestra política Exterior.

* Establecer un régimen especial por un año para las Pymes, en la que el Estado toma a su cargo el pago de las cargas sociales durante el primer año del 100% y en el segundo del 50% de todos los nuevos empleados que tomen siempre que sean actuales desocupados, de esta forma a se promueve el trabajo y se los blanquea.

* Establecer un perentorio Plan de salvataje a las Pymes afectas por las consecuencias de la extensa cuarentena refinanciando a 5/10 años las deudas bancarias, impositivas y provisionales, luego titularizarlas con aval estatal a fin de su colocación en el mercado de capitales.

* Reordenar el sistema bancario para que cumpla con su función especifica, es decir financiar al sector privado en especial a las Pymes y Economías Regionales bajando ostensiblemente los costos administrativos. Promover la Banca Regional.

* Activar al alicaído y reducido Mercado de Capitales mediante la creación de Bolsas Regionales que darán vigor y sustentabilidad a las empresas locales y trabajo a quienes emigran a otras regiones por la falta del mismo, así también reteniendo al invasor local.

* Proceder como lo indica la Constitución ante los ataques terroristas de grupos de supuestos mapuches que invocando derechos ancestrales atentan contra personas y bienes en el Sur, cuyo propósito al igual como ocurre del lado Chileno es desmembrar la integridad territorial ya que pretenden la autonomía política como Nación independiente.

Un aparte requiere el tratamiento de la deuda de 44 mil millones de dólares contraída con el FMI, la misma fue el resultado de un acto de intereses compartidos que resulto un acto de irresponsabilidades compartidas entre el Gobierno de Macri y las autoridades de FMI, ambos sabían que el monto era el más grande que en su historia dicho organismo otorgaba a un país, al igual que era de imposible cumplimiento su pago tal como estaba convenido. Esto impone una negociación prudente sensata y equitativa en la que cada parte asuma sus propias responsabilidades y acuerden condiciones de pago de excepcionalidad sin más dilaciones por las consecuencias que para ambas partes pueden derivar.

El dinero del préstamo no sabemos donde fue a parar, lo cierto es que no podemos pagar, a esto se suma que somos absolutamente anárquicos en el manejo de nuestra economía y dilapidadores financieros, somos deudores e insolventes crónicos, 9 veces caímos en dafault y vamos camino al décimo de continuar procediendo con insensatez, tomamos compromisos que sabemos que no vamos a cumplir, culpamos a quienes nos prestan pero nunca castigamos a quienes la malgastan o ¡distraen! lo pedido, ¿No corresponde preguntarnos que así no podemos continuar? Llego la hora de poner la casa en orden definitivamente.

Debemos sin dudas comenzar a reconstruir sobre las ruinas, al igual que lo supo hacer Europa luego de la segunda guerra mundial, pero nosotros no sufrimos guerra, ni destrucción, ni muerte, ni los sufrimientos físicos y mentales que de ella derivaron, solo padecemos el castigo que nos auto infligimos votando, designado y apoyando a dirigentes que sabemos corruptos que alegando defender al pueblo amasaron fortunas a costa del estado, recapacitemos deben ser desoídos y excluidos por siempre.

Tenemos consciencia en especial los legisladores recién electos que así no podemos continuar, que la tarea de reconstrucción es inmensa y difícil pero es posible, solo se requiere de consenso y acuerdos, aceptando errores, perdonando ofensas, apartándonos de las ideologías y dogmatismos que nos dividieron, renunciado a intereses particulares o corporativos, así estableceremos las bases mínimas y necesarias para lograr nuestro propósito, para ello con honestidad, voluntad, inteligencia, coraje y mucho trabajo lo lograremos. Pues bien entonces aunque repetido pero certero como nos decía José Ortega y Gasset “¡Argentinos! ¡A las cosas!”.

(*) el autor es Presidente del IADER

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur