Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Sábado 31 de julio de 2021

La preocupación de la inflación: ¿qué esperar?

Sección
Opinión
Fecha
19 de julio de 2021

Alejandro Pegoraro (*)

La semana pasada se conocieron los datos de inflación de junio, y hay tres datos para resaltar en el orden nacional: de corto, mediano y largo plazo.

Corto plazo: la inflación mensual tuvo su tercer mes consecutivo de desaceleración, pero dicho proceso está más vinculado al tener planchado ciertos precios y ello hace que los principales precios relativos que tiene la economía nacional están retrasados. ¿El problema? En algún momento deberán corregirse.

Mediano plazo: al observar la inflación acumulada del 2021 (es decir, al primer semestre), en primer vemos que se acercó a la meta oficial anual´: quedó en 25,3%, cuando la meta de Guzmán era del 29% anual. Pero si miramos la comparación de los primeros semestres del 2017 a la fecha, encontramos el dato negativo: tenemos el primer semestre de mayor inflación de ese período. En 2017, llegó al 11,8%; en 2018, 16%; en 2019, al 22,4% y en 2020, al 13,6%. Es decir, el proceso inflacionario está acelerado.

Largo plazo: en febrero del 2020 fue la última vez que el IPC nacional interanual había estado por encima del 50%; a partir de allí, tendió a la baja, hasta tocar un piso de 35,8% en noviembre 2020. Pero en junio 2021, volvió a superar los cincuenta puntos, marcando, específicamente, 50,2%.

El promedio mensual de alza del IPC en los primeros seis meses del 2021 es de 3,8%. Si anualizamos ese promedio, terminamos el 2021 con un alza del 56,7%: mayor al récord de 2019 (53,8%). De cualquier manera, el promedio mencionada está influenciado por los altos incrementos entre enero y marzo, que se fueron reduciendo en el segundo trimestre; lo cual nos hace pensar que no se llegaría a un nivel semejante a diciembre. De hecho, el REM proyecta llegar a diciembre en 48% inflación, que sigue siendo un número que no permite hacer crecer la economía ni solucionar problemas fundamentales del país.

Pero, ¿Dónde radica la principal preocupación a mediano y largo plazo? Si comparamos la situación actual con una de alta inflación, como fue 2018/2019, es el escenario de fondo es radicalmente distinto. En el año 2018 (y menos en 2019), había dos elementos que traccionaban la inflación: por un lado, el tipo de cambio (recordar la crisis cambiaria de comienzos de ese año, que disparó el valor del dólar con profundo impacto en el IPC); por el otro lado, la tarifa de servicios públicos (que habían sido “corregidas” y dieron un salto de más del 60% consolidado). Es decir, no había retraso en los precios relativos.

En este 2021 nos encontramos con tarifas todavía pisadas, un tipo de cambio (oficial) contenido, y hay una gama de precios relativos reprimidos. ¿Qué pasaría si todas estas variables pasan a moverse libremente? O, en “mejor” (o menos peor) de los casos, se corrigen precios de tarifas y servicios. Allí encontramos el riesgo de disparar el IPC, nuevamente.

(*) el autor es el director de la consultora Politikon Chaco y subdirector de www.regionnortegrande.com.ar

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur