Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Domingo 15 de septiembre de 2019

Misiones: Apuntan a nuevas obras y agilización de pasos fronterizos

Sección
Políticas Públicas
Fecha de publicación
19 de agosto de 2019

Los pasos fronterizos siempre toman protagonismo en la provincia de Misiones, puesto que el 90% de su frontera limita con Brasil y Paraguay.

Sin embargo, la falta de infraestructura y personal de atención provocan caos y largas colas, que muchas veces producen un generalizado malestar tanto en turistas como en el tráfico vecinal fronterizo.

La lentitud de la Aduana, sumado a pocas casillas migratorias, generan un combo que desmotiva y termina en un resultado contrario a lo que se promueve: la integración y unidad de los países.

Posadas es quizás el mayor exponente de estos problemas. Tal como lo mostró este medio en reiteradas oportunidades, las largas filas para cruzar a Paraguay se volvieron comunes todos los días en los últimos tiempos.

El tránsito vecinal en zona de frontera es recurrente, ya sea por motivos comerciales, educativos, familiares, recreativos o por salud, entre otros.

Pero si bien, se habilitaron hace poco las nuevas casillas migratorias para la salida del país, el tránsito por el puente San Roque González de Santa Cruz sigue siendo lento y dificultoso, sobre todo para el regreso desde la vecina Encarnación (Paraguay).

Las pocas casillas de regreso, sumado a un minucioso pero acompasado control aduanero, hacen que el puente esté casi siempre repleto de vehículos, incluso poniendo en riesgo la seguridad, al esperar horas y horas para cruzar.

En este punto, no se puede soslayar que el regreso de Paraguay se realiza por las casillas que ya estaban instaladas, por lo que la demora, de acuerdo al día, sigue estando entre las asignaturas a cumplir.

En esa línea también se encuentra Bernardo de Irigoyen – Dionisio Cerqueira. Es que allí, la frontera es separada por una calle.

No obstante, los controles aduaneros a veces son tan lentos que generan extensas colas de camiones en las calles aledañas al paso.

Desde la comuna recordaron que había hace tiempo un proyecto para la construcción de una nueva Aduana, pero quedó en el olvido.

En tanto, Migraciones suele funcionar con mayor agilidad mediante la apertura de dos casillas de ingreso y dos de egreso, aunque en época estival deben redoblar los esfuerzos por la alta demanda de turistas que cruzan hacia las playas brasileñas.

Iguazú colapsada

Uno de los pasos fronterizos más importantes del país es el puente internacional Tancredo Neves que une Puerto Iguazú con Foz do Iguazú (Brasil).

Dicho paso todos los años presenta inconvenientes, sobre todo durante la temporada turística de verano e invierno, puesto que transitan miles de personas al año. Por citar simplemente un ejemplo, los días sábado se registran por el control migratorio cerca de 20 mil personas.

Si bien los ciudadanos suelen quejarse de la lentitud de los controles sobre todo al ingresar al país, los trabajadores del volante son los que más insisten en la agilización del paso de frontera, aunque aclaran que para ellos la solución no es eliminar los controles sino proveer las herramientas necesarias para disminuir el tiempo de espera.

“Además de aumentar la cantidad de personas que trabajan en los controles lo primordial es la realización de obras de infraestructuras que sean funcionales. Por ejemplo, para salir del país contamos con 12 casillas que están ubicadas de manera tal que el conductor identifica la casilla disponible y se dirige hacia ella, sin embargo para ingresar las casillas se superponen, es imposible que ese sistema funcione”, indicó Fredy Ríos, vocero del grupo de taxis y remises.

Desde el Ministerio del Interior dieron a conocer que están trabajando en la modernización y agilización de la zona primaria aduanera, no obstante las obras llevadas adelante en los últimos meses benefician al peatón y al turista que transpone la frontera con el transporte urbano de pasajeros, no asía los vehículos.

Se han modernizado dichos sectores del predio y se han instalado scanners para agilizar el paso, aunque dichas estaciones no se han puesto en marcha aún.

Casillas abiertas

Hay pasos que unen Misiones con Brasil, pero que no son aprovechados en su totalidad. Un ejemplo es el conocido Paso Rosales, que luego de muchos pedidos tuvo la habilitación de la casilla de la Policía Federal brasileña para hacer los ingresos al país, aunque luego fue nuevamente cerrada.

Un caso similar se da en El Soberbio. Del lado argentino se puede hacer la salida del país, pero del lado de Porto Soberbio no hay ninguna oficina que registre el ingreso.

Por ese motivo, quienes utilicen esa vía para cruzar, y deseen extenderse más allá del tránsito vecinal, deben dirigirse hasta la ciudad de Santo Ángelo para hacer los trámites correspondientes, ubicada a unos 180 kilómetros de la frontera.

Los vecinos de la localidad de El Soberbio indicaron que del lado brasileño la infraestructura está en condiciones y solamente es necesario que las autoridades de ese país designen a los agentes para que realicen el trabajo.

Víctor Motta, director de Turismo municipal, indicó a El Territorio que teniendo en cuenta este pedido puntual, también se elevó una solicitud para la construcción de un centro de frontera que englobe al comercio, turismo y demás sectores relacionados.

“Ya elevamos a la Dirección de Límites y Frontera de nuestra Cancillería, se pondrá en contacto con la Cancillería brasileña, según nos dijeron trabajarán y coordinarán fecha de firma del Memorándum por los ministros” para que se pueda habilitar el ingreso al país y se puedan llevar adelante las iniciativas, según añadió.

Rosales

En tanto, el Paso internacional Pepirí Guazú conocido como Paso Rosales, permite la comunicación terrestre entre Misiones y Brasil conectando a las localidades de San Pedro y San Miguel Do Oeste.

La ruta permite la llegada a las playas del litoral de Santa Catarina, pero si bien el paso fue creado hace más de 30 años, a la fecha no es posible completar el trámite migratorio para ingresar y salir del país ya que en el lado brasileño sólo funciona un control de alimentos, luego de que el pasado 27 de junio el puesto de la Policía Federal dejara de operar.

En un primer momento la noticia llegó por sorpresa ya que los viajeros se encontraron con las instalaciones cerradas y un cartel de notificación. Luego se conoció por medio de un comunicado oficial emitido por la misma fuerza federal del vecino país, que el motivo de la suspensión del servicio migratorio respondería a la poca demanda registrada luego de la temporada de verano, donde utilizaron el mencionado paso 130 mil personas entre el 23 de diciembre de 2018 al 15 de marzo de 2019.

Según atestaron, la demanda no justificaba el presupuesto en sueldos y la desafectación de los agentes de la policía federal de Dionísio Cerqueira, destinados para tal fin, aunque adelantaron que podría volver a funcionar en octubre.

En lo que respecta a la demanda actual, hubo un importante movimiento desde el cierre (en junio) sumando más de 3.000 personas que intentaron pasar, provenientes por lo general de otras provincias.

Esto no solo afecta al turista argentino sino también al turista brasileño que viaja con destino al sur Argentino y debe utilizar el paso de Dionísio Cerqueira, haciendo al menos unos 100 kilómetros de más.

Por parte de las autoridades de Migraciones del lado argentino, del bloque de intendentes del Mercosur y Cancillería, se realizaron gestiones para que lo antes posible el puesto vuelva a operar.

La posibilidad de los turistas cuenten con el servicio de migraciones en el paso Pepirí Guazú, genera expectativas también en los artesanos ya que existe la posibilidad de que se construya una feria sobre la ruta lo que puede significar el aumento en ventas de productos regionales.

Para transporte de cargas

De acuerdo a lo que indicó el intendente de Alba Posse, Celso Carvalho, “el movimiento turístico por la época ha disminuido, pero no así el movimiento de transporte de cargas”. “Grandes empresas como Toyota cruzan insumos desde Brasil por Porto Mauá (frontera con Alba Posse) y desde Argentina hay muchas otras que exportan alimentos por ejemplo, por lo que es un paso muy utilizado”, añadió. Por ese motivo, insistió en la necesidad de apostar a nuevas obras que complementen el puerto actual. “Queremos mejorar las rampas de acceso a las balsas, para tener mayor agilidad no solo con los vehículos de gran porte, sino también los más pequeños y transeúntes”, adujo. Asimismo, mencionó el proyecto que vienen acarreando desde hace tiempo de la construcción de un puente que una las dos orillas. “Hicimos las gestiones, junto a una empresa estadounidense interesada en invertir, pero el cambio de gobierno en Brasil paralizó un poco las iniciativas y también la situación económica compleja que está atravesando la región”, dijo. Sobre la posibilidad de extender los horarios de balsa (actualmente funcionan de 8 a 11.30 y de 14 a 17.30) manifestó que es un poco difícil, puesto que al caer la noche se vuelve más riesgoso maniobrarla.

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur