Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Lunes 12 de abril de 2021

La pobreza es un fracaso colectivo

Sección
Opinión
Fecha
5 de abril de 2021

Editorial *

Los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos confirman que la pobreza volvió a crecer en todo el territorio nacional y que el Gran Resistencia es el conglomerado urbano con los indicadores más dramáticos del país. La incapacidad para resolver este grave problema, que se acentúa con cada ciclo recesivo, revela el fracaso de la sociedad y, particularmente, de una dirigencia (en el sentido más amplio del término) que se conduce una y otra vez de la misma manera esperando obtener resultados diferentes.

En las últimas décadas la argentina sufrió una recesión cada tres años. Y cada vez que eso ocurrió, millones de argentinos volvieron a caer en la pobreza y la indigencia. Ahora, a partir de las últimas mediciones del Indec, correspondientes al segundo semestre del año pasado, se sabe que el 40% de la población nacional es pobre y que la situación más dramática se vive el Norte Grande (NEA-NOA).

Pero más allá de los números fríos, que son imprescindibles para dimensionar la tragedia, también es importante tener en claro que detrás de esas estadísticas hay miles de familias que sufren la acción de sectores con cierta cuota de poder que menoscaban el progreso del conjunto de la sociedad buscando sacar provecho propio. Este comportamiento mezquino, que no duda en tomar atajos, se basa en un viejo razonamiento aplicado a la vida económica: los individuos deben competir y hacer todo lo posible por obtener los máximos beneficios posibles.

El matemático estadounidense, John Nash, especialista en teoría de juegos y premio Nobel de Economía -cuya vida inspiró la película “Una mente brillante”- demostró que en ciertas circunstancias si las personas compiten pensando solo en obtener su propio beneficio, al final todos, o la mayoría de los jugadores, pueden perder. Pero, además, mediante fórmulas matemáticas Nash explicó que cuando los individuos participan de una competencia en la que el objetivo es la búsqueda del beneficio del conjunto, aumenta en forma notable las posibilidades de que el resultado favorezca a todo el grupo. Esto lo saben muy bien los mejores entrenadores de equipos de fútbol, como Marcelo Bielsa o Pep Guardiola, para quienes el conjunto debe estar por encima de cualquier individualidad, sin que esto implique restar méritos ni importancia a la iniciativa de cada uno.

En el libro “Por qué fracasan los países”, escrito por el economista turco, Daron Acemoglu y el politólogo británico James A Robinson, afirman que la prosperidad de una nación no se debe al clima, a la geografía o a la cultura, sino a las políticas que emanan de las instituciones de cada país. Por eso, aseguran, los países no podrán conseguir que sus economías crezcan hasta que no cuenten con instituciones que desarrollen políticas acertadas. Los autores destacan las ventajas logradas por los países que promueven una verdadera participación ciudadana en la toma de decisiones y, según el estudio comparativo que realizaron para sostener su teoría, cuanto más saludable es la democracia más opciones tienen las comunidades para progresar. Sostienen, además, que cuando el poder está repartido, cuando hay acceso a la justicia e igualdad de trato para todos los ciudadanos ,cuando el pluralismo y Estado de derecho son palpables, se generan vínculos que conducen a un mayor desarrollo de la sociedad en su conjunto. Robinson lo expresa de manera más clara: “demasiada desigualdad es corrosiva para la sociedad”, dijo en una entrevista que concedió al diario español El País en 2013.

El economista francés, Thomas Piketty, autor del libro “El capital en el Siglo XXI” advierte que la falta de equidad está creciendo en el mundo hasta niveles que son comparables con sociedades de hace más de 200 años, cuando la riqueza y la posición social heredadas predominaban por encima de las oportunidades. ¿Estará ocurriendo eso también en estas latitudes? La dirigencia en general, y la dirigencia política en particular, enfrenta un desafío crucial: imaginar nuevos caminos para que eso no ocurra, para que la pobreza deje de ser un castigo para millones de argentinos.

Fuente: diariomorte.com.ar

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur