Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Sábado 1 de octubre de 2016

Jubilaciones y pobreza estructural

Sección
Integración
Fecha
28 de marzo de 2012

Artemio López (*)

Se sabe, a partir de marzo de este año los haberes jubilatorios se incrementarán en un 17,62% y el aumento alcanzará también a las pensiones.

De este modo, la jubilación mínima pasará de 1.434 pesos actuales a 1.687 pesos.

Así las cosas, adicionado al incremento otorgado anteriormente en 2011 del 16,82%, el acumulado anual del 35% supera cualquier índice de inflación, el oficial conocido como “el de Guillermo Moreno” elaborado por el Indec, del 9,5%, el opositor también llamado “el de Patricia Bullrich”, confeccionado por un puñado de economistas ortodoxos, del 22%, el IPC de algunas direcciones provinciales, que con otra canasta alimentaria miden cerca del 20% y el IPC implícito en el PBI, que asciende al 16,1%.

La ganancia interanual real y efectiva en el poder adquisitivo de la jubilación mínima que cobra el 74,8% del total de beneficiarios del sistema está por sobre los 15 puntos promedio.

Con respecto a por qué el 75% de los beneficiarios del sistema cobra la mínima, Cristina también aclaró en su discurso que la base previsional se amplió un 45% desde mayo de 2003, por lo que la Argentina tiene la mayor cobertura de Latinoamérica en materia previsional, alcanzando el 95% de la población en edad de jubilarse.

Es esta virtual duplicación de la base de cobertura respecto de mayo del año 2003 la que explica la extensión del cobro de la jubilación mínima por parte de los beneficiarios. Se incorporaron al sistema con el haber mínimo 2,5 millones de nuevos jubilados que estaban fuera, tras el experimento neoliberal que duplicó el trabajo informal e impidió realizar los aportes previsionales de ley a los ciudadanos.

No hay en la extensión de la mínima sino una cuestión técnica de ampliación de la base de cobertura y jamás oscuras intenciones políticas del Gobierno de “achatar” la pirámide de haberes previsionales, hambreando a nuestros viejitos para beneficio de los grupos más concentrados de la economía, como denuncian habitualmente Néstor Pitrola y Mauricio Macri.

La nueva actualización jubilatoria, de paso digamos, implicará un desembolso de más de 2 mil millones de pesos de la Anses, lo que supone una notable transferencia de ingresos a la base de la pirámide social, dando forma a una medida redistributiva efectiva, pero obviamente al ser automática e institucionalizada tras el retorno de la movilidad arrebatada por el neoliberalismo, con muy escasa visibilidad mediática.

El impacto de la política previsional de ampliación de cobertura y actualización automática de la mínima sobre los niveles de pobreza en el universo de jubilados y pensionados es muy profundo. Como se observa en el gráfico que acompaña esta columna, la transferencia de ingresos que supone el aumento de haberes recientemente anunciado, significa una reducción del 38% en el universo de jubilados residentes en hogares ubicados por debajo de la línea de pobreza, el nivel de carencia más bajo desde la recuperación democrática en este segmento erario tan vulnerable de la sociedad.

*Director Consultora Equis.

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur